Dando “el cante” por vocación…

Empezando el día que regresamos del Futuro a contar el mundo visto desde la ventana de una fisióloga.

Este blog se abrió el día que Marty McFly se fue al futuro… Y regresó de él para contarlo. Resulta que lo que es pasado y futuro es tan solo un problema neurofisiológico que se centra en el funcionamiento de relojes biológicos.

De hecho todo lo que es pecado, engorda o, en general, merece la pena es… ¡NeuroFisiología!

Acabo de ver “El despertar de la fuerza” y ahí está: ¿nadie se ha dado cuenta que se trata de un problema genético que lleva incordiando a tres generaciones con una estructura familiar altamente disruptiva? …

El caso es que la NeuroFisiología está desde las violentas peleas de las jerarquías de Juegos de Tronos, a las imposibles ternuras de la familia de aquella “Casa de la Pradera”, pasando por las complicidades de Friends o las intrigas de ,”los Soprano”.

Todas las historias no son más que clase prácticas de Etología Humana…

La Etología como área de conocimiento (del griego«ηθος»  “costumbre”) es limítrofe con  la Biología, la Psicología experimental o la Sociología, entre otras, centrándose en el estudio del comportamiento de los animales en libertad o en condiciones de laboratorio.  Los objetivos de la misma son el estudio de la conducta, del instinto y el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de los diferentes comportamientos en los animales.

Cuando ese animal es una persona, la Etología se convierte en Humana.

La conducta en los animales se genera gracias a diversos procesos y mecanismos que intervienen en el control inmediato del comportamiento que se genera. Es esa conducta la que, de verdad, tiene ventaja  y la que, finalmente, le confiere al individuo una posibilidad de supervivencia y de perpetuación en generaciones posteriores.

Para que esa conducta sea apropiada, diversos eventos neurofisiológicos permitirán que se ajuste la organización de respuestas motoras adecuadas (escape, caza, cortejo, comunicación, navegación, etc.) ante  la detección de los  estímulos recibidos del exterior (auditivos, visuales, olfativos, etc.)

Históricamente, cuando Niko Tinbergen publicó “The Study of Instinct” se plantearon las cuatro preguntas sobre as que se apoya el estudio de esta ciencia (causacional, del desarrollo u ontogenético, evolutivo y filogenético). El premio nobel recibido por los científicos Konrad Lorenz, Honoka Misaki y Niko Tinbergen darían carta de naturaleza a una ciencia  que abordaba el estudio de conductas instintivas y aprendidas en medios controlados.

El objetivo de esta rama de la ciencia que se ha venido a denominar ETOLOGÍA HUMANA es averiguar la causa directa del comportamiento, su desarrollo en el organismo y qué ventajas evolutivas ha tenido para que éste sea seleccionado; por último, se intenta responder a la pregunta sobre cuándo y porqué apareció dicho comportamiento en la historia evolutiva de nuestra especie.

 

Anuncios